miércoles, 9 de agosto de 2017

Ciegos


Entregas la caricia
que redime
la premura de tus labios, el tributo de la espina
por habitar el tallo de la rosa.

Te precede la noche y me despiertas
cuando tu tacto es una hermosa mentira.

Eres la lluvia que se aparta de la tierra hasta beberse
la tibieza de mi cuerpo.
Eres la visión que se marchita
en mis ojos ciegos.



(fotografía superior y poema de J. Blesser)
(la fotografía inferior ha sido cedida por una seguidora de este blog)

7 comentarios:

Prozac dijo...

Caricias redentoras, esas ante las que nos convertimos en el peor de los ciegos...el que no quiere ver.

Un beso.

RECOMENZAR dijo...

Nostalgia de un momento
Me gusta... lo sabes ...leerte....

dijo...

Qué bonito poema!!Sabes bien expresar las emociones...con la lluvia,con el tallo y las espinas de la rosa.
Muchísimas gracias por los cuentos que me dejaste en el blog.
Son interesantes!! Es un detalle por tu parte.
Saludos

MaRía dijo...

Hay cegueras que nos incitan a soñar
bajo la llovizna

besos

María Perlada dijo...

La caricia se desliza por entre la voz de las palabras.

Me encantaron las imágenes.

Besos.

Anónimo dijo...

.. leerle es sentir.

MartinaH dijo...

¡Ay, qué amante es la rosa y qué amada la espina! (Gabriela Mistral)

Todos somos ciegos... Un besoh